Sabes?


Hasta cruzar la delgada línea a besos,

estamos en guerra de sexo(s).