Una vez me enseñaron, que sin la certeza de cumplirlas es mejor guardarse las promesas, 
porque lo peor del amor es cuando deja de serlo y además queda a débito.