Él, su alucinación más precisa e irreal;
ella, aspirante a imagen hipnopómpica.