Y era el vaho en los cristales de las noches de invierno el que sacaba lo mejor de ellos: 

sus mejores caricias para ella; sus tímidas teorías para Él.