Octubre, por favor, no defraudes: 
vuelve a ser mi novela de Kerouac bajo la lluvia.