Tan Cortázar, como misma.



Los cronopios, según Cortázar, son criaturas ingenuas, idealistas, desordenadas, sensibles y poco convencionales; 
cómo puede alguien nombrarte sin conocerte, ni tan siquiera sospechar de tu existencia tan ligada a todo lo que escribe.



“Como es sabido, los Cronopios son propensos a desanimarse por cualquier cosa, 
de manera que grandes lágrimas ruedan por sus mejillas mientras suspira…”

Julio Cortázar