Sé que echas de menos que te lo diga, o al menos, con más frecuencia, quizás. Pero es que no logro entender que falte el sujeto, el YO, que realiza la acción antes de ese TE, que te hace el único destinatario de la acción. Una acción en presente de indicativo, un presente que puede ser eterno o no ser nada, pero que necesariamente tiene un pasado y que obligatoriamente debería tener un complemento  de tiempo, finalidad, cantidad, compañía, frecuencia, intensidad,...

Y es que QUIERO que no se quede solo en decirlo, en un análisis morfológico o sintáctico simple de una frase repetida hasta la saciedad sin las razones que yo tengo para decirla; es por eso que la digo poco, 
porque para mi, contigo, son más que dos palabras, 
son mis razones. 

Soy yo, a ti, un montón.