En el reverso de un aviso de despido,
allí se ha quedado mi último intento.