Las niñas bonitas no pagan dinero, decía el barquero;

Y es que, es para darles propina e irse nadando.