Porque mis viscerilidades no atienden a razones,
así, tan azul y negro.