- Entonces, qué tienes de especial?
- A ti


 y se sonrojó, una vez más