La cara y la cruz de un romántico mes de Noviembre, 
que un año me regala excusas para las madrugadas de los domingos,
y al otro la inexcusable certeza de echarte de menos, los lunes.