Quizás tenía razón Dylan y la respuesta esté soplando en el viento.