Yo leía libros, los vivía y los creía.



Gracias Principito,
por esto y por todo lo demás.

Te quiere,

    La niña que soñaba con tu mundo (im)posible.