Y puede ser...




Que mi concepto emocional de pareja se rija más por la aplicación del fenómeno Phi a la rutina,
que por su definición reprimida e intrínseca de dos o la simple solución matemática de uno y uno.