Hace unos meses, yo aún negaba con el corazón y asentía con la cabeza.
Tú, en cambio, tampoco saltabas de tejado en tejado.


Tal vez, otro día.  Tu no te quedes tras el cristal, ni yo salga con las llaves en la mano.


Otro día, y ya van más.