No es momento de esconder los colmillos, ni el brillo en los ojos, ni las sonrisas con la boca pequeña... 
ni de negar el engaño, en defensa propia.