Sus manos, solsticio de verano en pleno invierno;
las suyas, tan frías como la primera noche de Noviembre.