Aunque nadie sabe inventarte como yo, prefiero que existas;
igual sólo me he equivocado de pronombre y tiempo verbal, en esta frase tan-bién.