Siguiendo a la ley de las manzanas,
yo, también caí, cuestión de gravedad.