Uno de esos, que transpiran ganas, respiran ideas y se mastican los problemas,
de esos, que transmiten con las yemas de los dedos y te gritan lo que sienten a susurros,
capaz de conquistar la Ántartida en pleno verano y provocar con sus besos el deshielo.