Dijo Aristóteles que el cerebro enfría las pasiones del corazón;
y aún así, yo te pienso en caliente.