Ya lo dijo un conejo blanco: 'para siempre', a veces, sólo dura un segundo.