Algo así como encojerse esperando el golpe certero en la cabeza,
sabiendo que al final lo que deseas es evitarlo, el dolor también.