Y aún es hoy el día en que no encuentro explicación para que en mi metro setenta y tan poquito
entren las kilométricas ganas que te guardo de distancia de lunes a viernes sin puentes incluídos.