Querría los findes de seis días, las noches de dos lunas, madrugadas sin horas, amaneceres sin final, ojeras sin prisas por vestirse, más atracones de ti, menos horas de esperas, el frío de afuera mientras navego entre tus caracoles, largas y buenas historias de viajes en coche, kilómetros perfectos en bicicleta, paseos bajo el paraguas sobre el color plata de las piedras que envuelven esta ciudad ...

Pero sobretodo, querría... que apagues las luces, un buenas noches y que brillen tus ojos con el primer rayo de sol.