Y es que la diferencia entre lo real y lo perfecto, 
está en que decir algo no es hacerlo sentir, ni fingiendo bien.