Y entonces es cuando los ojos no miran, 
sino laten, y el corazón se eriza sino tiembla.