Nos duo turba sumus.

Entonces, no disimularíamos mejor,
las ausencias tampoco.