Hoy, una pelusilla me ha dicho que los macarrones hay que comérselos ensartándolos en cada diente del tenedor;
y es que es así, la vida, al final, es conseguir ensartar cuatro macarrones y comérselos al gusto.